Chimbote Al Día

El Alcalde que quiso perpetuarse en monumento a la familia.

Municipio aprobó la construcción de una estatua que tuvo a su familia como modelo. Burgomaestre Valentín Fernández hizo modificaciones para evitar denuncia.

En octubre del 2002, un médico ganó las elecciones municipales en el distrito de Nuevo Chimbote. Lo único que se conocía de aquel candidato en ese entonces era que militaba en el Apra. Se cuenta que la noche que se enteró de su victoria en las urnas, sujetando un pañuelo blanco, dijo: “Ahora sabrán quién es Valentín Fernández”. Y tuvo razón.

Al inicio de su primera gestión, en el 2003, la Municipalidad Distrital de Nuevo Chimbote recibió la mejor noticia de toda su corta existencia: una fuerte inyección económica proveniente del canon minero. Así se inició el asfaltado de varias calles, la construcción de veredas, losas deportivas, parques, pero le faltaba algo para redondear su gestión.

El alcalde habría querido que al menos una de sus obras perpetúe su imagen. Y la oportunidad la encontró cuando se aprobó la construcción de un óvalo y un monumento en honor de la familia. A mediados de ese año se encargó la construcción de la obra a la empresa Rubelec, con un presupuesto que superó los S/.400.000.

La constructora contrató los servicios del escultor Víctor Barrionuevo para que le dé forma a las estatuas de una pareja y sus dos hijos, como la familia de Valentín.

El artista esculpió durante semanas la figura del hombre guiándose de una fotografía. ¿Quién era el modelo? La imagen mostraba al alcalde Fernández con la mano izquierda levantada.

Cuando Barrionuevo le daba forma al rostro del varón —las estatuas de la mujer y los hijos ya estaban terminadas—, una inesperada orden dio marcha atrás al proyecto. Víctor Barrionuevo tuvo que agregarle bigotes y cambiarle el peinado a la estatua que había elaborado, pues la imagen era demasiado evidente y podría convertirse en una causal para alguna denuncia contra la autoridad municipal.

Marco Antonio Alva Julca, representante de Rubelec, contó que Valentín Fernández ordenó los cambios. Ese trabajo originó que la obra se retrasara, por lo que la Municipalidad de Nuevo Chimbote aplicó una penalidad a la constructora.

La compañía denunció al municipio debido al incumplimiento del último pago, pero el proceso fue archivado.

Durante el proceso judicial salieron a la luz varias fotografías tomadas al burgomaestre, a Marcela Rodríguez y sus dos hijos posando para que esculpan las estatuas. Las imágenes quedaron en manos del fiscal Lorenzo Javier Melgarejo, quien inició un proceso por peculado, pero este fue archivado en el Módulo de Justicia de Nuevo Chimbote.

DEFENSA Y FINAL
Consultado sobre ese antecedente, la autoridad municipal de Nuevo Chimbote dijo que él solo guio al escultor acerca de cómo debía hacerse la obra. “Yo le expliqué cómo tenía que ir el monumento: (el varón) levantando la mano izquierda nada más, pero en nada se me asemeja… Mis adversarios buscan cinco pies al gato”, dijo.

Para terminar esta historia debemos decir que el alcalde Valentín Fernández se divorció de su primera esposa, Marcela Rodríguez, y se casó luego con la ahora funcionaria de su municipalidad, Yessenia Dávila.

 

PERFIL
Nombre: Valentín Fernández Bazán.
Profesión: Médico.
Edad: 43 años.
Cargo: Alcalde del distrito de Nuevo Chimbote.
Datos: El 3 de marzo del 2009, la procuradora anticorrupción del Santa informó que Fernández es el alcalde con más denuncias por corrupción en su provincia.


Tomado de El Comercio
http://elcomercio.pe/peru/295438/noticia-alcalde-nuevo-chimbote-quiso-perpetuarse-monumento-familia